[HOME] [HISTORIA] [BANDA] [DISCOGRAFIA] [NOTICIAS] [CONCIERTOS] [LETRAS] [L.TRADUCIDAS] [ENTREVISTAS] [FOTOS] [TABS] [LINKS] [MUSICA PUNK]


Reportaje en la revista de la tienda TIPO en internet sobre el disco "Land of the free?"
CUESTIONAR LA AUTORIDAD

Son uno de los casos más curiosos del punk: contra viento y marea ellos siguen luchando, lanzando escupitajos y supurando vitriolo en formato de canción que, quizá gracias a unas melodías estupendas, siguen enganchando incluso cuando no paran de poner el dedo en llagas dolorosas. Será que tienen razón, ¿no?

Buen número, el trece. Esos son los años que hace que el guitarrista Fletcher Dragge y el desaparecido bajista Jason Thirsk se reunieran para formar una banda de punk del bueno, de ése del que recoge lo mejor del espíritu del 77, lo mezcla sabiamente con un sonido más actual y contundente y logra así un híbrido genial con que azuzar los oídos del personal. En medio del revival punk que se vivió a principios de los noventa, ellos se destaparon pronto como unos de los reyes. "El que naciéramos en el momento en que la explosión grunge se hacía notar nos sirvió de mucho, porque, enfrentado al pesimismo de sus grupos, nuestro mensaje positivo fue útil para mucha gente que no se conformaba con caer en la depresión. Nuestras canciones sólo existen para animar a la gente: queremos que escuchen nuestros temas y les inspiren poder".

Y, como son tan cabezones, en su séptimo álbum siguen erre que erre: Fletcher, junto a Jim Lindberg (voz), Byron McMackin (batería) y Randy Bradbury (bajo) toman la política global, la pegan cuatro meneos y se sacan de la manga 'Land of the free?'. "Nos hemos inspirado en las protestas contra la Organización del Comercio Mundial o las elecciones presidenciales que hemos vivido recientemente en Estados Unidos: siempre hay hechos que nos hacen reafirmarnos en esa oposición al sistema que nos caracteriza. En nuestra opinión, el derecho a la libertad de expresión, la libertad de mostrar nuestros puntos de vista, especialmente cuando contradicen los de nuestros líderes políticos, es la idea central sobre la que se basa nuestro país. La protesta civil se debería ver como un esuerzo patriótico: es la forma de cambiar las cosas. Este álbum está hecho para ser la banda sonora de los activistas políticos de todo el mundo".

Eso si antes no les detiene la famosa policía de su portada, porque con canciones como 'The world', 'Enemy' o 'Whose side are you on' cuestionan temas tan controvertidos, especialmente en USA, como la desconfianza entre la gente que han propiciado las distinciones de raza, religión o nacionalidad. Por no hablar del veneno de 'Fuck authority', donde directamente lanzan pedradas contras las instituciones de los estamentos superiores, que abusan de su poder en nombre de los que supuestamente les representan. "Si tu policía local es racista y corrupta, ¿merece tu respeto? Si tu gobierno es liderado por políticos interesados, influenciados por grandes corporaciones que toman decisiones basadas en sus propias creencias religiosas, ¿deberías respetar su autoridad?".

Buena cuestión: me la estudian ustedes durante unas semanas y me traen una redacción con la respuesta para el mes que viene. Y compren el disco de Pennywise, leñe.