[HOME] [HISTORIA] [BANDA] [DISCOGRAFIA] [NOTICIAS] [CONCIERTOS] [LETRAS] [L.TRADUCIDAS] [ENTREVISTAS] [FOTOS] [TABS] [LINKS] [MUSICA PUNK]


Entrevista a Fletcher (Revista Rock Sound)


Mientras otros se hacen millonarios cantando sobre chicas, Pennywise se legitiman como una institución del punk rock californiano denunciando su (nuestros) problemas con lo políticos. 'From the Ashes' es un intento más de minar el sistema desde dentro.

Nos citamos con Fletcher Dragge, el emblemático y gigantesco guitarrista del combo, aprovechando una pausa del Warped Tour en Nueva York un cálido y húmedo día de agosto. En menos de una hora se enfrentarán ante más de 10.000 chavales, exaltados y animados por la veintena de grupos que ya han actuado. Nada fuera de lo común en su día a día. Esta misma cotidianidad es la que parece impregnar las horas que la banda pasa en su estudio de Hermosa Beach. En 'From the Ashes' nos encontramos con los mismos Pennywise que dejamos en su anterior álbum, 'Land of the Free', proclamando 14 himnos adrenalíticos con carga critica. Claro que mientras Bush Jr. Siga en el poder, motivos de inspiración no les van a faltar.


He leído la crónica que aparece en vuestra página web en la que Jim Lindberg relata cómo transcurre un día normal en la gira y dice que le parece estar en la película 'Atrapado en el tiempo' de Bill Murria, en la que el protagonista revive continuamente el mismo día. ¿Es tan repetitivo como eso?

- Ya sabes, es la sexta vez que participamos en el Warped Tour. Acaba siendo algo repetitivo en el sentido de que cada día ves a la misma gente. Tocas, comes mierda, duermes mal en el autocar que te lleva al siguiente destino… Aunque sólo actuamos treinta días de los cuarenta y cinco que dura la gira, al final resulta un poco agotador. No nos aburrimos, siempre pasa algo. Cada año descubrimos nuevos grupos, conocemos gente nueva… Es un poco como nuestras colonias de verano.
Háblame de 'From the Ashes'. ¿A qué hace referencia el titulo?
-Esta directamente inspirado en los acontecimientos del 11-S y en lo que paso después. En 'Land of the Free' ya hablámos de política, de religión, del racismo… de todo lo que no funciona muy bien en este país. Queríamos contribuir a la toma de conciencia por parte del público de que las cosas se van a tomar por culo, y de repente ¡Paf!... llegó el 11-S. Luego se escuchan cosas como: 'America murió ese día, nada será igual…' y una serie de gilipolleces patrióticas en la misma línea. Realmente, es una barbaridad. Cuando sabes cómo se comporta Estados Unidos con el resto del mundo, no nos sorprende que algunos tipos se vuelvan bastante locos y se venguen de esta manera. El gobierno americano, visto el lugar que ocupa el país en el mundo, debería dar ejemplo. En lugar de eso, meten la pata.
Explícate…
-Entrenaron a los hombres de Bin Laden para combatir a los rusos durante la Guerra Fría. Armaron a Saddam Hussein durante la guerra de Irán e Iraq, unos años después los embargan, miles de personas mueren, tienen intereses financieros por todas partes… Si lo piensas, es completamente alucinante.
¿Crees que la política exterior americana es responsable de lo que ha cedido?
-Y no sólo un poco. Cuando además ves de qué manera los medios de comunicación americanos, que son completamente privados, apoyan al gobierno, enseguida comprendes que la población de aquí ignora lo que realmente sucede. Así aumenta la sensación de miedo y de peligro, hacen que se les elija gracias a promesas tipo: 'Protegeremos a vuestras familias y a nuestro país del mal'. En realidad a los gobiernos, y precisamente al de Estados Unidos, sólo les motiva el beneficio y sólo responden a intereses económicos. A mi modo de ver, todos los gobiernos occidentales son un poco responsables de lo que ha sucedido.
Pero la gente de aquí cada vez está más concienciada de ello, ¿no?
-Cuando empezamos a hablar de política en nuestras canciones, hubo gente que dijo: '¿Pero que significa esto? No amáis a vuestro país, no amaís a América. Dejaremos de escuchar a Pennywise'. Es increíble. Lo que no nos gusta es que nos tomen por gilipollas. Hemos tenido la suerte de viajar por todo el mundo, ver lo que sucede en otros lugares. En Europa se cuida a la gente, no les dejan morir en la calle porque no tengan un seguro medico. Como he dicho antes, es impresionante la manera en que los medios de comunicación tratan el conflicto aquí. En las grandes cadenas de televisión no se ven niños que mueren de hambre. Eso haría bajar la audiencia y el gobierno tomaría parte en el asunto si eso sucediera. El gobierno tiene una especie de sentimiento de superioridad y de impunidad respecto a todo análisis crítico sobre lo que sucede en el mundo. En 'From the Ashes' hablamos de todo esto, intentamos proteger a la gente. Desgraciadamente, creo que cuando los americanos lo comprendan será demasiado tarde.
Hablemos de temas menos trascendentales. ¿Cómo calificarías el sonido del nuevo álbum? ¿Que lo diferencia de vuestras últimas producciones?
-Tenemos la suerte de tener nuestro propio estudio, hemos buscado un sonido que se adecuara más a nuestro sentimiento actual. Queríamos recuperar el placer de tocar algo más instintivo, menos pulido. Desde el éxito de Blink 182, todos los grupos han querido imitarlos. Hoy, todas las producciones punk rock son idénticas. El sonido de las guitarras es insignificante y todo tiene que ser perfecto. De hecho, hoy en día este estilo está completamente prefabricado. Por eso hemos intentado cosas diferentes, hemos cambiado de equipo… las guitarras están más presentes y son mas sucias.
¿Pensabais en alguien cuando buscabais un sonido diferente?
-Para mí, el grupo más original e innovador del momento es System Of A Down. Cuando los escuchas por primera vez te preguntas qué es. Al mismo tiempo, su música tiene una energía terrible sin demasiada producción. Suena natural aún estando completamente alejada de los cliches de rock'n'roll. Queríamos introducir esta impresión en la escucha, desmarcarnos de toda la producción limpia y preparada que tiene tanto éxito desde hace años.
Y precisamente, ¿Qué visión tenéis de toda la escena pop-punk que arrasa en este momento?
-Sinceramente, para mí, todo eso no es punk rock, son los Backstreet Boys de hoy, eso es todo (risas). A veces tocamos con estos grupos y normalmente son muy simpáticos, muy majos… Pero ese es el problema. El punk rock no es una música de tipos majos. Es la música de la revolución, de la polémica. Todos esos jóvenes vestidos y tatuados a saco, a los cuales la MTV y todas las emisoras de radio son tan aficionados en este momento, no tienen mucho que ver con el punk rock. Estoy seguro de que cuando la industria del disco haya encontrado su nuevo fenómeno musical, todo el mundo pasará de esos grupos, de la misma manera que hoy a la gente le importa muy poco los grupos heavy metal de los 80.
¿Crees que el punk rock sufrirá las consecuencias?
-Puedes encontrar el kit completo del perfecto punk rocker en cualquier centro comercial. El punk rock ha muerto. Ahora es una mercancía como otra, completamente esterilizada e insípida. Yo, en su momento, me interesé por esta música porque nada de lo que hacían los niños 'cool' me gustaba. El fútbol americano, el béisbol, la lucha… nada iba conmigo. Tenía ganas de mandar a tomar por el culo a todos esos capullos y el punk rock me permitía hacerlo. No era 'cool' ser un punk rocker en ese momento. Yodo el mundo nos detestaba: los profesores, los padres, la poli… Queda decir que éramos una buena panda de iluminados. Yo iba al cole con los tíos de Black Flag, de Descendents, de los Dead Kennedys… Cuando nos encontrábamos en los lavabos, hacíamos planes para los conciertos en los que empezaron a tocar todos esos grupos que se consideran la base del rock californiano. Éramos una pandilla peligrosa, a menudo completamente desenfrenados. No tiene nada que ver con el negocio en que se ha convertido. Hoy ser punk rocker esta de moda.
¿No es un poco triste ver esto cuando uno ha participado en los inicios de este movimiento?
-Lo que realmente me entristece es cómo se comportan estos grupos. Apenas tienen veinte años y tienen unas pretensiones bastante increíbles. Es escandaloso, rajar de todo el mundo se ha convertido en un ejercicio de estilo. Nosotros, aunque no tenemos nada en contra de esa actitud, predicamos el respeto hacia los que nos rodean, el respeto a las mujeres, la reflexión… Hay un grupo, The icarus Line, cuya página web está llena de anécdotas y comentarios sobre grupos, actores… todo el show business en general. En uno de ellos dicen: 'El nombre de Black Flag no debería salir de la boca de Pennywise, no tienen derecho a pronunciarlo'. Espera (se sube la manga de la camiseta para exhibir el tatuaje de Black Flag que lleva en su bíceps- ndr). Ya ves, yo, hace veinte años, cuando estos capullos todavía iban en pañales, botaba como un poseso con Black Flag. Iba a la escuela con esos tíos. ¿Con que derecho se atreven a insultarme? Esta claro que si un día se cruzan en mi camino tendrán que darme una pequeña explicación (a la vista del tamaño de este hombre, no me gustaría estar en el pellejo de los Icarus Line- ndr). Ese tipo de cosas me ponen enfermo.
Tenéis una base bastante importante de fans, y a medida que pasa el tiempo se muestran más fieles. ¿Qué piensas de la influencia que podéis ejercer sobre ellos?
-Es una responsabilidad enorme. Somos completamente conscientes de la influencia que nuestra música puede ejercer sobre los chavales. Pero no lo sabemos todo. Sólo tenemos convicciones muy fuertes que intentamos trasladar a nuestra música. Si la música consigue emocionar a la gente, que se identifiquen con lo que decimos, mucho mejor. No hacemos propaganda. Cientos de chavales nos dicen que la música de Pennywise les ha hecho ver las cosas de otro modo en un momento difícil de sus vidas. Ahí tienes al batería de The Used (También presentes en el Warped Tour -ndr): el otro día me dijo que nuestros primeros discos habían cambiado su vida. Es muy gratificante y es así como avanza una escena. Yo decía lo mismo de muchos grupos cuando era mas joven. Forma parte del juego.